Ir al contenido principal

Entradas

Qué sabes tú

Qué sabes tú de mis demonios, 
de mis noches de insomnio, 
de mis fantasmas solitarios,
de mis ruegos incendiarios.
Qué sabes tú de mis inviernos,
de este frío eterno,
de mi alma desgarrada,
de esta mirada callada.
Qué sabes tú de mis esperanzas,
de mis alas quebradas
buscando ilusiones mundanas
que nacieron apagadas.
Qué sabes tú de mis sueños, 
de mi inútil empeño
en atrapar la luna
tras el cristal.
Qué sabes tú de mi vida,
de mis secretos a voces,
de mis ganas, 
qué sabes tú...de nada.

©Derechos registrados Código de registro: 1709073471166
Entradas recientes

Todo sobre Hansel y Gretel

Cuando los celos obsesivos y enfermizos gobiernan sobre un amor devoto y ciego, no hay orden que equilibre al caos que se avecina. Y es aún peor cuando esos celos clavan sus garras sobre dos almas puras e inocentes.
      Pasó lo que nunca debió de pasar. Que aquella madrastra, cuyas entrañas no gozaban del fuego de la maternidad decidió cargarse de argumentos para deshacerse de esos niños que ella nunca parió. No soportaba sus risas, sus llantos, ni sus juegos y mucho menos que le disputaran el amor de su marido, un leñador apocado y sin carácter.      El machaconeo incesante sobre la falta de recursos para alimentarlos decidió resolverlo con la idea delirante del abandono. Y aunque la sangre le llamaba a proteger a su sangre, aquella mujer que no era suya, más bien él le pertenecía a ella en cuerpo y alma, ya había dictado sentencia e impuesto la pena sin juicio, ni defensa.       Decidieron en la noche planear el modo y la forma, pero las almas inocentes, que son inocentes y no estúp…

Resurgiendo de la oscuridad.

Las palabras fueron resbalando una a una como gotas de lluvia sobre la desnudez de mi espalda entre aquellas heridas que lamieron mi pasado. Fueron arrasando todas aquellas vidas que malgasté. Y en medio de la oscuridad de la última vida que me quedaba  surgió aquella extraña luz. Avancé con la curiosidad de un condenado en espera de clemencia, y allí estabas tú como un ángel, aunque no te hacen falta las alas, no las necesitas. Rareza, luz, y dolor había en tus palabras. Pero cuanto más te escuchaba, más me seducía tu genial excentricidad. La oscuridad se disipó en la espesura de un bosque en el que nunca estuve. Dancé feliz con la lluvia liberándome de ese estúpido corsé que limitaba mi esencia, y me encadenaba a la vulgaridad. Y aquellas viejas palabras se embarraron en cenizas renaciendo otras que ocuparon su lugar. Enigmáticas, y directas impregnadas de tu atípica belleza, tan sublimes como tu verdad.

 Registrado en Safe CreativeCódigo:1503273696073

Llueve (Videopoema)

©Registrado

Descuéntame un cuento

Descuéntame un cuento… o dos o tres.
Y vuelve a contármelos, pero del revés.

Cuéntame que Caperucita va a casa de su abuela para confesar su affaire con el lobo.
Que el lobo se la come a besos una noche,
 y  la noche siguiente también.

Cuéntame que Cenicienta le da calabazas al príncipe aburrido.
Que harta de tanto abuso
demanda a su horrible madrastra por explotadora laboral.
Dime que la Bella Durmiente padecía de insomnio desde que vio la foto del príncipe encantado
 y harta de esperarlo 
se volvió a dormir otra vez.

Cuéntame que la Sirenita es una hermosa socorrista en una playa de arena blanca,
 la bruja del mar es una famosa ecologista,
 y que las dos protestan contra la contaminación de los barcos de un desagradecido capitán,
al que las dos salvaron su vida hace años
cuando naufragó en alta mar.

Que Blancanieves rompió el espejo de la madrastra para que— la muy bruja —,
 tuviera siete años de mala suerte.
Y que los enanitos dejaron de serlo porque en su mina encontraron una manzana envenenada y a…

50 sombras de Caperucita

No te engañes, Caperucita no era esa niña inocente de rubias trenzas y calcetines de algodón. Era una joven con poses de “lolita” capaz de hacer aullar a la luna y encender al lobo al anochecer.
Aquella tierna joven aprovecha las ausencias de su abuela para desatar sus húmedas fantasías en la cabaña del bosque. Y aquel lobo preso de la lujuria se la come una noche, y a la noche siguiente también.
Cómplices y amantes juegan entre exclamaciones y verbos, cuyas claves se desnudan entre los pliegues de las sábanas y el colchón. Abuelita, abuelita ¡qué boca más grande tienes!
Acercándose a escasos milímetros de sus labios.
Es para comerte mejor. Abuelita, abuelita...¡Abuelita, esto no es lo que parece! O sí, pero no. Y he ahí que aparece la abuela sorprendiéndolos a los dos. Pero mayor sorpresa se llevan la joven y su amante lobo cuando tras la abuela aparece en tanga el guardabosques y también el leñador. Abuelita, abuelita ¿pero cuántos amantes tienes? No sé; o uno, o dos.
Registrado en Safe CreativeCódigo:15052841933…

Descontando cuentos. La ratita presumida

Erase que se era, pero al final no fue.
   Una eterna pregunta se la hace un día y al otro también. ¿Por qué elegiría al gato y no al ratón?
  Aquél maldito día la sedujo con su ronroneo prometiéndola noches de loca pasión. Ella-pobre incauta- encendida en ardiente deseo decidió liarse el lazo rojo a la cabeza y dar el sí quiero, para luego arrepentirse después.
  Ella que presumía de belleza, ahora se bebe las calles vendiendo su cuerpo por cuatro monedas que derrocha aquel gato traidor.
  Desde entonces, cada noche, tras maldecir su mala hora, inyecta a su pequeño cuerpo grandes dosis de alcohol para olvidar un momento esa mierda que impregna su vida y amortigüe la pena que la destroza en pedazos sin compasión. En la farola de la esquina, su dignidad se cambia de acera cada vez que la ve, ella herida en su orgullo se maldice a ratos, y luego vuelve a beber.
 ¿Para qué querías marido maldita rata? se maldice así misma.  ¡Mírate infeliz! si tienes ojeras hasta en el corazón de tanto llorar t…