Ir al contenido principal

Qué sabes tú





Qué sabes tú de mis demonios, 
de mis noches de insomnio, 
de mis fantasmas solitarios,
de mis ruegos incendiarios.
Qué sabes tú de mis inviernos,
de este frío eterno,
de mi alma desgarrada,
de esta mirada callada.
Qué sabes tú de mis esperanzas,
de mis alas quebradas
buscando ilusiones mundanas
que nacieron apagadas.
Qué sabes tú de mis sueños, 
de mi inútil empeño
en atrapar la luna
tras el cristal.
Qué sabes tú de mi vida,
de mis secretos a voces,
de mis ganas, 
qué sabes tú...de nada.

©Derechos registrados Código de registro: 1709073471166

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todo sobre Hansel y Gretel

Cuando los celos obsesivos y enfermizos gobiernan sobre un amor devoto y ciego, no hay orden que equilibre al caos que se avecina. Y es aún peor cuando esos celos clavan sus garras sobre dos almas puras e inocentes.
      Pasó lo que nunca debió de pasar. Que aquella madrastra, cuyas entrañas no gozaban del fuego de la maternidad decidió cargarse de argumentos para deshacerse de esos niños que ella nunca parió. No soportaba sus risas, sus llantos, ni sus juegos y mucho menos que le disputaran el amor de su marido, un leñador apocado y sin carácter.      El machaconeo incesante sobre la falta de recursos para alimentarlos decidió resolverlo con la idea delirante del abandono. Y aunque la sangre le llamaba a proteger a su sangre, aquella mujer que no era suya, más bien él le pertenecía a ella en cuerpo y alma, ya había dictado sentencia e impuesto la pena sin juicio, ni defensa.       Decidieron en la noche planear el modo y la forma, pero las almas inocentes, que son inocentes y no estúp…

El amor ni se compra, ni se vende

A las nuevas tecnologías

Emulando el famoso poema de Quevedo a la nariz ...


Erase un hombre a un móvil pegado, con el cuello encorvado, buscando cobertura en todos lados. Erase un wathsapp intempestivo,  un tuit subversivo, un vine repetitivo. Erase un Facebook cotilla, un selfie de un pincho de tortilla, las mil porteras era.
Erase un Tuenti en desuso, un Messenger sin uso, un instagramer vanidoso, un youtuber ocioso y un blogger presuntuoso. Erase un hacker corsario, un troll ordinario, un spammer a diario. Erase en fin una cena sin sentido con los móviles encendidos y un silencio sin suspiros.